En primer lugar, hay que saber que la rotura del cristal es una avería muy común, ya que es un elemento bastante frágil. Esto se incrementa al estar rodeada de utensilios y menaje de cocina pesados, tal como ollas, sartenes, cazuelas. Por ejemplo, se puede caer la tapa de una olla sobre la vitrocerámica, podemos soltar una cazuela de repente porque nos quemamos, se puede caer una tabla de madera e incluso desprenderse azulejos cercanos a la vitrocerámica.

Si, por mala suerte se rompe el cristal de la vitrocerámica, lo más conveniente es dejar de usarla, porque puede seguir funcionado, pero podemos hacer que empeore el estado de la misma.

Tenemos que tener en cuenta que la placa de la vitrocerámica, forma parte del contenido de nuestra vivienda. Así que para que el seguro nos cubra esta rotura, siempre tenemos que tener asegurado el contenido de la vivienda (las cosas que hay en su interior) igualmente que aseguramos el continente (la estructura de la vivienda).

Una vez que nos percatamos de que en nuestra póliza de hogar está asegurado el contenido con el valor que hayamos estimado, tenemos que ver si la rotura de la vitrocerámica está cubierta o no. Puede estar incluida en la cobertura general de “Rotura de lunas, espejos, vidrios cristales”, donde se incluyen los cristales de las placas vitrocerámicas o, puede estar cubierta en una cobertura propia de “Rotura de placas vitrocerámicas”.

Un factor determinante, a la hora de que una compañía de seguros, cubra o no la rotura del cristal de la vitrocerámica, es la antigüedad de la misma. Es importante saber que las compañías no cubren la vitrocerámica a partir de los 10 años de antigüedad. Cuanto más antigua sea la placa, más complicado va a ser sustituir el cristal por uno igual o similar. En estos casos, lo más probable es que se reciba una indemnización por el coste del cristal roto.

Hasta ahora, solo hemos tenido en cuenta la rotura del cristal de la vitrocerámica, pero también se puede dar el caso, que sufra una avería eléctrica y será cubierta si la causa está contemplada en la póliza. Pero, en este caso, no quedará cubierta por la cobertura de Rotura de Cristales o Rotura de placas vitrocerámicas, si no por la cobertura de “Daños eléctricos” si la causa es una alteración en la corriente eléctrica o un cortocircuito o por la cobertura de “Incendio, caída de rayo o explosión” si se produce un corte eléctrico en la vivienda por una tormenta.

En conclusión, como pasamos mucho tiempo en la cocina y la vitrocerámica es un elemento que utilizamos a diario, es importante tener contratadas las coberturas que nos aseguren la placa vitrocerámica.

Sin nunca olvidar, que, aunque el seguro de hogar no es obligatorio por ley (salvo que esté asociado a una hipoteca), es altamente recomendable tener un seguro de hogar, ya que nuestra vivienda se convierte en un lugar fundamental del día a día, donde hay una importante inversión económica y donde vamos a pasar la mayor parte de nuestra vida. Como consecuencia, la probabilidad de que surjan miles de imprevistos es muy alta y la mayoría de las veces son situaciones que no podemos controlar.

En cualquier caso, desde Segurode.com, podemos revisar si tu vitrocerámica está bien asegurada y te podemos asesorar sobre la contratación del mejor seguro de hogar que se adapte a tus necesidades.